El DRAPS, una experiencia para compartir