El nuevo menú de primavera de Draps es una oda a los productos de la tierra